Obsesión por educar

En nuestra sociedad está muy extendida la idea de que educar es conseguir que los niños y las niñas se conviertan en adultos cuanto antes. Para eso se les somete a unos timings casi tan estrictos como los de un alto ejecutivo (dejar el chupete, controlar los esfínteres, dormir y comer sin ayuda, ir andando a los sitios, etc). Y aquí es cuando vienen los problemas, porque estos timings los marcan las necesidades de la sociedad, no las de los niños y las niñas. Esto hace que resulte complicado cumplir con ellos y produce mucha frustración en las familias (tanto en los padres y las madres como en los hijos y las hijas). Sin embargo, si nos centramos en ellos atendiendo a sus necesidades en cada etapa, conseguiremos educarles de una manera sana, comprensiva y respetuosa que les convertirá (cuando les toque) en adultos sanos, compresivos y respetuosos.

2015-04-30T14:28:29+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies