Vive como piensas o acabarás pensando como vives. Mahatma Gandhi

PENSAMOS

Que los niños y niñas

  • son personas, no proyectos de personas.
  • tienen una bondad innata.
  • necesitan afecto para su correcto desarrollo biopsicosocial.
  • necesitan jugar libremente, con autonomía.
  • tienen una motivación y una curiosidad innata para aprender.

Y que es importante que las familias se involucren en sus actividades.

VIVIMOS

  • Ofreciendo atención respetuosa e individualizada a través del conocimiento del desarrollo cerebral infantil en general y de la observación de cada niño y niña en particular.
  • Considerando que las dificultades que puedan surgir en su desarrollo con los niños se deben a su inmadurez, y ayudándoles a superarlas de manera respetuosa y afectiva.
  • Creando un ambiente cálido y afectuoso en un espacio adecuado para ello.
  • Atendiendo a sus necesidades biopsicosociales.
  • Acompañandoles en su juego con la máxima atención y con la mínima intervención.
  • Organizando reuniones, sesiones informativas y grupos de padres.

APOSTAMOS POR UN MÉTODO PEDAGÓGICO ACTIVO

llevado a cabo por personas preparadas para tal fin, construido por:

  • Protagonismo del niño y la niña: a través del juego, la acción y la experimentación, construirán sus propios aprendizajes.
  • El rol del educador o educadora: “Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo” (María Montessori). Su labor consistirá en observar, conocer, acompañar y ayudar a cada niño y niña de acuerdo a sus necesidades.
  • Entorno motivante: Toda motivación nace de una necesidad, por lo que tanto los materiales como la preparación del ambiente responden a sus necesidades evolutivas.
  • Individualización: Entendemos que cada niño y niña es una persona única por lo que atenderemos sus necesidades individuales.
  • Comunicación con las familias: Puesto que apostamos por una atención plena a estas necesidades, creemos fundamental que exista una comunicación fluida con las familias.
  • Autorregulación: “Ser libre es ser capaz de pensar los propios pensamientos: no los pensamientos meramente corporales o de la sociedad, sino pensamientos generados por nuestro ser más interno y profundo, más original, más esencial y espiritual, nuestra individualidad” (Rudolf Steiner).