Periodo de adaptación

Por: Gloria García Bordona (Educadora Infantil/Psicomotricista/Acompañante Escuelita Kikirikí)

«El proceso de iniciación debería ser un goce por lo nuevo, en vez de un temor a lo desconocido» Harf, Ruth. (1993) 

Cuando un niño o niña va a comenzar la escuela, una de las cosas que más preocupan a los padres es saber cómo se va a adaptar a ella, si le va a resultar fácil separarse de la figura de apego, si le van a cuidar como a los padres les gustaría, si va a hacer amigos… en definitiva, saber si va a estar bien.
Los adultos vamos a comenzar este periodo de adaptación un poco antes que los niños, pues desde que empezamos a buscar un espacio ya nos estamos haciendo todas estas preguntas… además, según se acerca la fecha de comienzo, las angustias, las dudas y los miedos se hacen más presentes.
El periodo de adaptación podríamos decir que es el tiempo que transcurre desde que los peques comienzan la escuela (un poco antes para los mayores) hasta que se normalizan las rutinas, se asimilan las normas, se crean nuevos vínculos de apego.
Como cada niño y cada niña son diferentes, cada uno necesitará ritmos o/ y procesos diferentes  para poder adaptarse de una manera agradable y sin traumas a la nueva etapa.
El proceso de adaptación no va a ser únicamente para los niños, sino que también será para las familias y para los educadores.

Las vivencias por las que pasan los niños durante este periodo, son normalmente las siguientes:
–    Lo primero que hacemos es introducir en su día a día una nueva rutina, con un horario, que aunque sea más o menos flexible es algo que antes no hacía y a lo que se tiene que habituar… y necesitarán tiempo para ir ajustando sus ritmos.
–    Tendrán que enfrentarse a separarse (seguramente por primera vez) de su figura de apego.
–    Han de conocer y explorar un espacio nuevo y todos los materiales y juguetes que allí hay.
–    Tendrán que aprender a convivir en un lugar en el que van a estar con otros niños y niñas. Encontrar su espacio, crear nuevos vínculos….
–    También deberán comprender y recordar las normas que se vayan estableciendo.
–    Poco a poco irán conociendo y adaptándose a las rutinas.

Los padres y madres tienen que ir superando su miedo y muchas veces su sentimiento de culpa por dejarles con desconocidos. Tienen que ir confiando poco a poco tanto en sus hijos como en los educadores y descubrir poco a poco que están bien. También tienen que hacer esa vivencia y proceso de separación de sus hijos que tampoco es fácil para los adultos.
Los educadores tenemos que ir asentando las rutinas de manera progresiva a la vez que respetamos los ritmos de la adaptación de cada cual. Debemos conocer un grupo nuevo de niños, pero también a cada niño de manera individual. Qué les gusta, que les asusta, qué les calma… y en relación al grupo ver qué necesidades tiene, cómo se va formando.

Qué podemos hacer los educadores para facilitar la adaptación de los niños a la escuela:
–    Escuchar a cada niño. Cada uno es diferente y por tanto lo que le vale a uno no le vale a otro.
–    Conocer sus rutinas, su familia, cómo es su entorno puede ayudar a entender mejor al niño y además se pueden utilizar estrategias que ya se utilizan en casa.
–    Ser cariñosos con el niño o la niña. Los pequeños necesitan caricias y abrazos, ser cogidos en brazos, que se les cante… hacer esas cosas que hacen papá y mamá.
–    Ofrecer actividades motivadoras que hagan que quieran estar y pasárselo bien.

Qué podéis hacer los padres:
–    Id anticipando al niño del lugar al que le vais a llevar. Explicadle que es un sitio para él, en el que va a jugar y a pasárselo bien. Aprovechad el verano que es un momento muy agradable y relajado en familia, para elegir un elemento que le guste y relacione con algo positivo “que se pueda llevar a la escuela”.
–    Si tenéis oportunidad id a conocer el espacio juntos con antelación y contarle que dentro de poco le llevareis ahí para que juegue con otros niños.
–    No le deis dobles mensajes (“venga, que ya es viernes y mañana ya no hay cole”)… es mejor decir que me gusta el fin de semana porque voy a estar más tiempo contigo, que decirle que que bien que se acaba el cole o “qué rollo mañana es lunes hay que ir a la escuela”
–    Los niños y las niñas son muy sensibles a la comunicación no verbal. Tenemos que intentar estar convencidos de lo que les decimos y confiar en que se quedan en un espacio bueno para ellos. Si con palabras les decimos que van a estar bien, pero se lo decimos con nuestros miedos de adulto, ellos lo van a percibir.
–    Siempre que os vayáis del espacio despediros de vuestro hijo o vuestra hija, si de repente no os ve, sí que puede pensar que la habéis abandonado. Esta despedida ha de ser cariñosa, pero también firme y corta. Es mejor no irse que decirle que te vas, pero no terminar de marcharte. En el momento en el que has decidido marcharte has de hacerlo.
–    Decirle que vais a volver. Los niños y niñas de estas edades tienen miedo al abandono. Ellos no entienden aún de tiempos. Lo mejor es decirles algo como “ voy a volver después del snack con los amigos” porque así pueden ir entendiendo el tiempo que falta.
–    Siempre decirles la verdad. Si un día vais a tardar más o no vais a poder venir vosotrxs a por ellos… es mejor que lo sepan.
–    Participa en el periodo de adaptación que se plantee desde la escuela.
–    Has de tener confianza en las personas que se están quedando con tu hijo. Pregúntales cuantas veces necesites, explícales las características o peculiaridades de tu familia o tu hijo, pídeles opinión… que tú confíes en los educadores va a ser importante para que tu hijo también lo haga.

Según mi experiencia, la mayoría de los niños se adaptan antes que los padres o madres… y yo creo que es normal, porque tienenla experiencia de primera mano, mientras que los papás y las mamás, se pasan imaginando unas cuantas horas hasta que van a recoger a su pequeña y comprueban que está bien.

 

 

2019-01-20T22:20:50+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies